1.Establece tu objetivo de lectura:

Dicho propósito dependerá siempre de qué es lo que deseas obtener, la situación en la que te encuentres, si tienes necesidades académicas, profesionales o personales..

2.Deduce con el título:

Hay que procurar iniciar leyendo el título, tratando de deducir de qué hablará la lectura, posteriormente tendrás que establecer cuál es la finalidad de realizar la lectura (por hobby, para un examen, una tarea, por trabajo, una exposición, etc.), esto nos permitirá seleccionar las técnicas y estrategias adecuadas para realizar la lectura y así llegar al propósito inicial.

 

3.Elige la velocidad lectura

Hay que procurar iniciar leyendo el título, tratando de deducir de qué hablará la lectura, posteriormente tendrás que establecer cuál es la finalidad de realizar la lectura (por hobby, para un examen, una tarea, por trabajo, una exposición, etc.), esto nos permitirá seleccionar las técnicas y estrategias adecuadas para realizar la lectura y así llegar al propósito inicial.

4.Elige una técnica

Asimismo, al plantear los propósitos de la lectura, es importante elegir la velocidad que se utilizará, pues no todas las lecturas se realizan de la misma forma. La velocidad deberá adecuarse dependiendo del tipo de texto o el propósito que nos fijamos al realizarla; no se lee de la misma manera una novela, un texto periodístico o un artículo científico; inclusive, si la novela la leemos por placer o por realizar una tarea, deberán leerse de manera distinta.

Asiste a una clase de lectura rápida en Lectum y conoce un poco más lo que necesitas para tener una lectura comprensiva